Santi en Londres – Parte 1

Santi en Londres | Parte 1

 

Me gustaría comenzar con el primer viaje relevante (y relativamente reciente) que realicé. Todo comenzó al decidir el destino de las primeras vacaciones de 2014. Hace unos 9 años ya había ido a Londres con mi tío y recordaba que me había gustado bastante, por lo que fue mi primera elección.

Lo que no sabía es que este viaje comenzaría una vorágine desenfrenada de shut up and take my money versión mochilera en mi vida. En total fueron 8 días contando la ida y la vuelta.

Día 1.
Día de Ida. El avión salía del Prat en un día soleado sobre las 10:30 y llegaba a Gatwick sobre las 13:15 hora británica.
De Gatwick vamos a Victoria St y de ahí a High St Kensington que es donde estaba el hotel. A lo tonto ya eran las 3 de la tarde, la verdad es que no recuerdo si tan siquiera comí algo… sí que recuerdo ir corriendo al Natural History Museum, lugar al que le tenía bastantes ganas por las fotos que vi por internet.

natual-history

Nada más entrar era como transportarse a otro mundo (¿quién ha dicho Hogwarts?), ya no por la cantidad de niños que había sino por las paredes de piedra, la arquitectura, las escaleras, el enorme esqueleto del pórtico principal… Es un lugar al que recomiendo totalmente su visita, aunque sea por un par de horas.

natiral-history-inside

natural-jap

Es lo malo de los museos, que cierran entre las 5 y las 6. Por lo que a esa hora ya estaba en la calle bajando poco a poco hacia Harrods, lugar de visita obligada aunque sólo sea por ver los desorbitados precios y comprar algún recuerdo si el bolsillo nos lo permite. Al salir de Harrods me familiaricé un poco más con la zona y fuí dando un paseo en dirección al Hotel.

ultimo3

Como era la hora de cenar, busqué algo en plan rápido porque estaba algo cansado, y aquí tuvo lugar la primera de las ‘grandes decisiones de Santi durante un viaje’ (crearé una sección en un futuro). Yo, ingenuo de la vida, vi un local especializado en burritos y como nunca los había probado uno pensé que sería una ESTUPENDA idea cenarlo en mi primera noche en Londres. Bueno, el burrito te lo hacía en plan custom, de una hilera de ingredientes ibas diciendo que querías añadir y qué no, fue algo así:

Dependiente: Rice?
Yo: Yes
D: Beans?
Y: Yes
D: Pork?
Y: Yes
D: Spicy sauce?
Y: Yes
D: Guacamole?
Y: Yes
D: Guacamole has extra charge
Y: No problem

xD…….

ultimo4

Creo que no dije que no a nada, y pedí todo lo fuerte. Además era de un tamaño XXXL, más o menos como 3 dürums aquí en España. Omitiré los detalles más escabrosos pero la terrible noche que pasé y la visita al día siguiente al señor Roca a primera hora de la mañana quedará en mi recuerdo para la eternidad. Moraleja: Día 1 = ¿probar comida nueva? BAD IDEA


Día 2.
Este día comenzaba en Trafalgar Square, admirando (por fuera) el National Gallery y al general Nelson. Hacía un sol de justicia por lo que se preveía un estupendo día para disfrutar de la ciudad.

Bajaé por The Mall en dirección al palacio de Buckingham, pues quería ver el cambio de guardia a las 11:30.

buckingham2

Estuve esperando un buen ratro mientras observaba como se iba amontonando la gente, de hecho yo me quemé con el sol (sí, en mayo, en Londres…). Empieza el cambio de guardia, lo observo, hago algunas fotos… y termina. Lo recordaba bastante más chulo, me dejó un poco indiferente, en plan ‘¿para esto he esperado 1 hora?’

buckingham-palace

De ahí, me tomé un helado y puse rumbo a la catedral de St Paul. Iba a entrar, pero por principios no quise pagar lo mismo por ver St Paul que Westminster, y menos aún cuando los museos en Londres son gratuitos. Por lo que la admiré por fuera y comí un sandwich en la cafetería de la cripta de debajo de la catedral. Me hizo gracia que el camarero que trabajaba allí era español, y supo reconocerme como español a pesar de yo me dirigí a él en inglés (vaya acentazo debo tener, ¿no?)

stpaul

No estuve demasiado por la zona, fuí caminando por la City hasta llegar de nuevo a Trafalgar Sq y continuar a Picadilly Circus. Aluciné bastante (no la recordaba bien) cuando me encontré con una plaza tan pequeña!! Me senté en las escaleras a ver la gente pasar un rato y hacer algunas fotos al cartel de Sanyo (creo que lo iban a quitar dentro de poco, por cierto). Esta zona me gustaba bastante, se respiraba un ‘nosequé’, además de que había más juventud y ambiente.

picadilly2

Dí una vuelta por los barrios cercanos, como Chinatown y el Soho, esperaba un poco más de ‘Asia’ por las calles, pero bueno, creo que tengo tendencia a crearme demasiadas expectativas con todo. Para terminar el día, fui caminando por Somerset House hasta llegar al hotel.

somerset


Día 3.
Toca madrugar un poco más que otros días, a primera hora ya estaba haciendo cola para entrar a la Abadía de Westminster.

westminster

Es un sitio realmente impresionante, aunque no se tenga afición por las iglesias o catedrales es algo que se debería de visitar al menos una vez en la vida. Desde los jardines interiores, hasta el altar de bodas reales o la silla de coronación todo conserva un aire clásico y elitista. Un punto a favor es que las audioguías son gratuitas, sin ellas sólo estaría viendo ‘cosas guapas’ sin conocer realmente la historia detrás de cada rincón.
Al salir y tras comer el frankfurt más caro de mi vida (5 libras) fui por la zona para fotografiar los puntos más emblemáticos de Londres, tales como el parlamento (inaccesible para extranjeros), la torre del reloj (con el famoso Big Ben), el puente de Westminster o el London Eye. Aprovechando que estaba por el London Eye recogí las entradas para la reserva que tenía a las 4 pm. Aún faltaban un par de horas que aproveché para visitar el Imperial War Museum.

imperialwar

Por desgracia, estaba cerrado por reformas. Fue uno de los puntos negros del viaje porque recordaba este museo como uno de los que más me habían gustado, además de que se me quedó grabado en la memoria que fue el primer lugar donde leí sobre big boy y Japón. Era la hora de comer y aproveché que había un puesto cercano para pedir los típicos fish & chips, menos mal que me gustan los chips (no está mal, el 50%… xD). Algo que sí recordaba era la mala fama de la cocina inglesa, a excepción del desayuno inglés, que personalmente me encanta

Subí al London Eye y al bajar di un paseo junto al Támesis hasta llegar al Tate Modern, el museo de arte moderno. Personalmente, y salvo que se sea un entusiasta de este tipo de cosas, no recomendaría visitarlo. Aún no tengo claro si unas bolsas negras que vi en un rincón eran ‘arte’ o aún no había pasado el camión de la basura. Lo único destacable de este sitio desde mi punto de vista son las vistas de la terraza de la cafetería en la planta superior, da para hacer unas buenas fotos del puente del Milenio y la cúpula de St. Paul.

millenium

Tras cruzar el puente y ver a los brokers tomándose unas pintas por la zona, tocaba coger el metro en blackfriars de vuelta al hotel.

2 thoughts on “Santi en Londres – Parte 1

Responder a Santi en Londres – Parte 3 - Viajando Con Santi Cancelar respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *