Andorra

intro

Hoy toca entrada sobre una escapadita express a un territorio cercano: Andorra.

Hacía un par de años que no iba por esas tierras y ya apetecía ir por allí. En el anterior viaje había ido para conocer Andorra la Vella y San Julián de Loria, el objetivo esta vez era hacer un turismo un poco más ‘rural’.

Fui de viernes, habiendo cogido un hotel cercano al complejo Caldea dado que era la primera parada. Cabe decir que actualmente tienen una zona nueva llamada ‘inuu’ que está más centrada en el relax y la privacidad.

Accedí a la zona de vestuarios donde me puse el bañador y los ‘patucos’. Ya equipado, pasé a la sala más grande donde hay una macropiscina con piscinas más pequeñas a diferentes alturas, con chorritos, cascadas, etc. En la parte exterior hay más de lo mismo, con la diferencia de que el aire de la calle te hiela la sangre a la que sales ligeramente del agua, no en vano ya estábamos en septiembre.

Otra zona es conocida como las termas romanas, en realidad son dos piscinas, una con un agua MUY caliente (creo recordar unos 36º) y otra con agua helada (¿0º?), la teoría dice que de vez en cuando, para que no te de mal, deberías meterte en la piscina helada… nadie aguanta más de 2 segundos.

Probé el resto de servicios como los distintos tipos de saunas, una sala con música (¿?), etc y vi el festival de luces y música que hacen de vez en cuando.

El sábado madrugué para ir a desayunar, buscando hice el descubrimiento del viaje, una casita de madera decorada como la casa de hansel y gretel con una relación calidad-precio insuperable, por ejemplo una coca de crema + zumo de naranja + café con leche 4 € y pico.

Ya podía poner rumbo a los lagos de Ordino, creo que son los lagos más famosos de Andorra. Son 3 lagos cada cual más adentro en la montaña, está bien para pasar el día porque haces un poco de ejercicio, respiras aire puro, y no hay excesiva gente. Existen rutas para llegar a lagos más lejanos pero requieren al menos un par de horas extra y no estaba por la labor.

lagos1

Hice una ruta, algunas fotos, comí unos bocadillos y de vuelta al coche, que lo había dejado a los pies de los lagos. Para variar, me quemé un poco.

De vuelta a Andorra la vella aproveché para hacer algunas compras y cenar en un Frankfurt que ya había visitado en 2012.

El domingo era el último día de la escapada, vuelvo a madrugar, compro unos bocadillos y dejo el hotel rumbo a los lagos de Pessons. Estos engañaban un poco, porque además de tener varios accesos, pensaba que estaban cerca de donde se deja el coche y en realidad están a ¡casi 1 hora andando!

Tras subir interminables cuestas llegué al primero de los lagos. Es bastante chulo y tiene un bar justo a la orilla, mucha gente viene aquí exclusivamente a comer y después se van.

La zona tiene 11 lagos, pero yo iba a recorrer los más importantes, unos 4 o 5. Tras perderme nada más comenzar (pregunté a una pareja) inicié la ruta por uno de los caminos posibles. Es diferente a los que visité el día anterior que era un terreno bastante llano, estos en cambio tenían árboles, ríos, barrancos… Me volví a perder un poco (xD) e hice campo a través hacia donde se intuía que estaba el siguiente lago. Por el camino me encontré con la seta más grande que he visto en mi vida (y no, no había gnomo).

seta

Llegué al siguiente lago, aprovechando para comer los bocadillos que compré esa mañana y descansé un poco. Continué hacia el siguiente lago, donde remojé los pies (había peces!) y aquí me encontré con un dilema… Podía continuar la marcha hacia el norte, por donde había más lagos (aunque de menor tamaño) pero implicaba más tiempo, o bien escalar (remarco escalar) un semi-barranco para acceder a una zona más alta. Como no puede ser de otra forma, y porque soy una persona compleja, escogí escalar el barranco.

lagos2

Cabe decir que lo pasé un poco mal, porque realmente era un terreno bastante empinado que parecía no terminar nunca. Además, hay que añadir el sol incansable que llevaba golpeándome toda la mañana. Finalmente, tras una media hora de un poco de nerviosismo llegué a uno de los lagos. A partir de aquí era hora de comenzar el descenso.

lagos2b

Bajé por otro lago que no había visitado para terminar casi por accidente en el segundo lago, donde había comido horas antes y bajar por la zona sur rodeando el primer lago donde estaba ubicado el bar. Tomé un refresco al mismo al tiempo que observaba que pese a lo pronto que era (3:30 aprox) el día cambiaba repentinamente, llenándose de nubes y bajando bastante la temperatura.

Sólo quedaba bajar hasta el coche y emprender el retorno a casa.

 

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *