Santi en Japón | Día 3 #Asakusa Ueno y SkyTree

Santi en Japón | Día 3 #Asakusa Ueno y SkyTree

Es el 3er día y me levanto fresco como una rosa, parece que las 10 horitas de sueño reparador han cumplido su función.

Cogemos el metro y ponemos rumbo a la estación de Asakusa, hoy toca ver el Senso-ji. Como es temprano (9 aprox) y no hemos desayunado entramos a una cafetería de la zona. Pedimos un café kawaii (con un osito!! O era un gato?) y un té de limón junto con un croissant (lo siento, por la mañana no soy persona sin café y un bollo, esté donde esté) y un pan con sal (¿?), de postre una especie de batido/helado/granizado de yogurt con frutos del bosque.

Me sorprende ver dentro del local gente fumando, lo añado a la lista de cosas que me chocan de Japón.

Salimos y paseamos por las calles que llevan al Senso-ji, están repletas de tiendas adornadas con cerezos, bastante pintoresco. La mayoría son tiendas de ‘chorradas’ pero alguna tiene cosas algo más interesantes (al menos para mí), como palillos grabados con tu nombre, láminas de escenas japonesas o pequeños locales de comida con melonpan y unos pinchitos de pasta de arroz.
Al llegar a Kamarimon, la puerta del templo el paisaje cambia bruscamente, te encuentras en un espacio abierto con una pagoda enorme, gente echándose humo por encima de un caldero en el centro de la plaza, el templo en sí y paradas de té (frío o caliente) gratis.

Sacamos un palito para ver nuestra fortuna, ‘best fortune’ dice… no se yo si creérmelo. Visitamos el templo central, que a mi parecer no tiene mucha cosa, es más bonito el entorno y el conjunto de todo. Y paseamos un rato por los jardines que están llenos de rincones maravillosos, con budas, piedras grabadas, templos pequeñitos, un riachuelo… por esta zona hago una de la fotos que más me gustan del viaje, una pareja que iba con los kimonos tradicionales (y un fotógrafo) y le hice una foto a la chica que posó muy amablemente para mí.


Caminando vemos de lejos un Don Quijote, nos hace gracia y vamos a ver qué tiene. Son 5 o 6 pisos de todo lo que quieras, ropa, recuerdos, comida, electrónica, cosplays, pelis,… me hubiera comprado de todo, pero aún tengo en mente el derroche del día anterior y consigo contenerme.


Damos un último paseo por el templo dando pie a una de esas anécdotas un poco ‘desagradables’ que también tienen lugar en los viajes de ensueño. Tengo que aclarar que fue por un comprensible problema de comunicación. Había un local donde escogías unos hashi y te los graban con el nombre que quisieras, la gracia era tenerlos con Kanjis o Katakana pero se ve que también tienen la opción de grabarlos en romanji, entonces claro, la mujer me dijo que escribiera mi nombre en inglés (pensé que era para traducirlo luego), al decirme eso yo no pensé en mi nombre tal cual en romanji, sino mi nombre traducido al inglés… Santi en inglés es James. Resumiendo, escribí James y en los palillos pone James tal cual, cuando la gracia era tenerlos en Kanjis!! Cosas que pasan 😛

Nos dirigimos hacia Yanaka, que si no me equivoco, había leído que era el último barrio ‘tradicional’ de Tokyo. Por el camino hacia la zona residencial atravesamos un cementerio, son muy diferentes de los nuestros ellos tienen parcelitas en el suelo con tablas en vertical y al menos ese en concreto tenía cerezos por todas partes (en flor, debido a la época). Justo al salir del cementerio había un templo que estaba totalmente vacío y fue un placer visitarlo.

Al llegar a la zona de Yanaka realmente no vimos nada impresionante, había leído de una calle apodada ‘Yanaka-Ginza’ con bastantes tiendas y demás pero ni rastro de todo eso. Eso sí, a cambio pudimos visitar 3 o 4 templos totalmente vacíos cada uno con su rinconcito mágico, así da gusto.

Ya tocaba bajar hacia Ueno cuando nos comenzó a llover. Ya pasaba un poco de la hora de comer y viendo el temporal entramos a una cafetería que también servía sándwiches donde comimos un par acompañados con zumo de naranja, bastante caro en comparación con su comida, claro. Estoy hablando de unos 750Y por sándwich y bebida.
Cuando bajó la intensidad (continuó lloviendo el resto del día) fuimos por el parque. Pasamos por delante del Zoo, una zona de templos con torii rojos estilo al FushimiInari, y la zona de lagos, donde yo tenía intención de subir a la barcas pero debido al mal tiempo estaba cerrado. Las barcas por cierto, muy baratas, si no me falla la memoria creo recordar unos 700Y por 1h cuando en Hyde Park costó unas 20L…


Subimos hasta la estación de tren y volvimos a Asakusa desde donde fuimos caminando dirección SkyTree. A medida que te ibas acercando ya podías observar la inmensidad de la construcción.
Tengo que reconocer que me sorprendió (y mucho) que la torre estuviera ‘encima’ de un centro comercial, siendo algo tan alto imaginaba que estaría sólo en algún descampado ajardinado o similar.


Subimos al primer mirador con el ascensor que iba a una velocidad de vértigo, haciendo que se destaponaran los oídos. Estaba bien pero había mucha gente, por lo que subimos al segundo mirador. Esto ya era otra cosa, éramos 4 gatos, había mejores vistas, algunas zonas parecían una nave especial y encima podías sentarte. Lástima de la niebla, que a duras penas te permitía ver la Torre de Tokyo. Nosotros fuimos hacia las 18 por lo que aún era relativamente de día para ver el anochecer y luego ya Tokyo de noche, tengo que decir que de noche es infinitamente más guapo, de hecho, una de mis frases recurrentes durante el viaje y a día de hoy es: ‘Cualquier zona de Japón de noche gana muchísimo’. Si no se tiene prisa, puedes estarte un par de horas admirando el paisaje y tomar algunas instantáneas realmente chulas.


Al bajar, hicimos nuestro primer purikura y dado que es un centro comercial paramos en un restaurante a comer udon y tempura. Estaba muy rico, pero tengo que decir que no he vuelto a comer udon, prefiero el soba que es más sencillo de comer.

Para terminar de redondear el día, entré a una tienda oficial de Shonen Jump donde me compré la Shonen Jump, el tomo #77 de One Piece para un amigo, unos caramelos de Dragon Ball y alguna chorradita más 😛

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *