Santi en Japón | Día 5 #Yoyogi Shibuya y más!

Santi en Japón | Día 5 #Yoyogi Shibuya y más!

Es nuestro 5º día en Japón y el primero que pillamos sol, UNBELIEVABLE. Toca poner gorra, gafas de sol y tira millas. Comenzamos con un paseo de unos 10 minutos desde nuestro hotel hacia Meiji Jingu, por el camino veo un Book Off, sitio que me habían recomendado pero al ser muy pronto aún no estaba abierto (no llegué a entrar a ninguno, y me arrepiento!).

 

Llegamos al parque, era impresionante la tranquilidad que se respiraba allí en medio, silencio, quietud, de pronto no parecías estar en Tokyo. Avanzando llegas a una zona con barriles de sake (como en todos o casi todos los templos) y caminando por una calle perpendicular llegas al templo en sí. Realmente es muy grande el espacio, y es particularmente guapo.

 

Dejamos un par de tablillas con deseos y mientras dábamos una vuelta por la zona nos dimos de bruces son una boda tradicional. Es impresionante ver el traje (sobretodo el tocado) de la novia, y al novio con el kimono y el abanico xD, me encantó. Al estar lleno de gaijins estábamos todos haciéndoles varias fotos a los pobres.

 

Al salir del templo se encuentran unos jardines visitables previo pago de 300Y, los pagamos gustosamente y accedimos. No tienen gran cosa en especial salvo que no hay apenas gente y hay un laguito con carpas y una fuente ‘natural’ que tiene algún tipo de historia pero tampoco la recuerdo ahora mismo : )

 

Al salir íbamos con la idea de ver cosplayers, pero extrañados al no ver ninguno preguntamos a un par de chicas que curiosamente llevaban un cartel que rezaba ‘amigo, amiga’ (WTF?), por supuesto no hablaban ni papa de español, pero entre gestos, inglés chapurreado y demás nos contaron que ya no iban apenas por esa zona, que cansados de los turistas iban para Odaiba (po’ fale…).

 

Pasamos por Takeshita St, un lugar que yo pienso le gusta a todo el mundo que a Japón, está lleno de juventud, tribus urbanas, tiendas de todo tipo, restaurantes, casi cualquier cosa que se imagine. Me llamó la atención una especie de crepe enrollada como un cucurucho y relleno de helado, fruta, nata… brutal, además bastante barato. Hicimos unas cuantas compras, sobretodo en una tienda de cosplays que había en el centro. Aluciné con la calidad y los precios tan bajos de las pelucas en ese local.

 

Paseamos por Omotesando, entramos a Kiddyland, Oriental Bazaar… las tiendas típicas. Compramos unos helados y unos caramelos que tenían dibujadas caras, flipante teniendo en cuenta el tamaño de los mismos.

 

A medida que avanzaba el día fuimos bajando por el parque, viendo los Rockabillies, atravesando una especie de feria canina (¿?) donde se vendían todo tipo de ropas, accesorios e incluso muebles para tu mejor amigo. Finalmente llegamos a la zona que nos interesaba: Shibuya. Tiendas y gente por todas partes. El famoso cruce, que es mucho más pequeño de lo que cabría imaginar, se llena de gente cada minuto y medio… corro a toda velocidad para hacerme una foto en el centro.

 

Sueño hecho realidad, me encuentro sólo en el centro de uno de los puntos más emblemáticos de Tokyo, en Japón! Increíble.

 

Próxima parada, Shibuya 109. Para quién lo desconozca diré que es un edificio de 10 plantas tooodo de ropa de chica. Da igual tu tribu urbana, aquí estará. Urban, gothic, lolita, pink, countrie, vintage… de todo. A una media de 10 tiendas por planta… pues eso.

 

Total, salimos a las 3 horas por lo menos, vamos por la zona de los love hotels, volvemos por hachiko, de nuevo el cruce… cenita y día finalizado.

 

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *