Santi en Japón | Día 8 #Kamakura y Yokohama

 Santi en Japón | Día 8 #Kamakura y Yokohama

Octavo día. Como había comentado en la anterior entrada, sucedió algo muy raro, culpa mía, por supuesto. El día anterior habíamos dejado preparadas las maletas y todo para ir a Kyoto, la segunda parte de nuestro viaje. ¿Qué sucedió? Pues que al levantarnos en el octavo día, reviso el planning, y más importante aún, los check-in y check-out de los hoteles. Algo me llamó la atención, las fechas no cuadraban.

 Seguro que os ha sucedido, cuando algo de pronto no encaja lo mires como lo mires inviertes más tiempo del necesario para cerciorarte de que lo que estás viendo es real. Y cuando compruebas que es real, te entra un sudor frío y todo se va a tomar por culo xD.

Supongamos que yo tengo un planning con los días y qué ver cada día. Según el plannning era martes 15 (me lo invento) y tocaba ir de Tokyo a Kyoto. Miro el check out del hotel en el papel que me dieron el primer día en recepción: check out el día 16. ¿¿WHAT?? Mi siguiente acto fue comprobar el check in del hotel de Kyoto, no fuera a ser que tenía un día vacío. Para nada, check in el día 16. Resulta que por algún motivo me equivoqué en el planning, poniendo un día extra en Kyoto que había restado a Tokyo. Claro, date cuenta de eso el día que planeabas salir de Tokyo a las 8 de la mañana, muy divertido.

Por una parte ‘bien’ porque teníamos la oportunidad de recuperar el día suprimido de Kamakura y Yokohama, por otra parte no tan bien porque tendría que mirar qué quitar de Kyoto, pero bueno.

Sobre la marcha cogemos los trenes necesarios para ir a Kamakura, bajamos en Kita-kamakura y entramos al primer complejo de templos. Es grandecito y tiene un poco de todo, zonas más altas con campanas gigantes, budas, templos a los que se accede previo descalzamiento, jardines zen…

Al rato salimos y caminamos hasta el siguiente complejo de templos. Bajo mi opinión personal éste es el que más disfruté. Tiene un acceso más ‘normal’ pero a medida que se va avanzando por la zona se percibe que tiene una longitud bastante mayor. Cuanto más te adentras hacia las montañas comienzas a subir escaleras hasta llegar a una zona llena de demonios de piedra. Mitad hombre, mitad pájaro. Sopla un viento atroz en esta zona, pero es precioso. Tiene un pequeño mirador desde el cual los días despejados de puede ver el Fuji.

Caminando en dirección opuesta al mirador hay más escaleras (xD) pues habrá que subirlas, le cogí afición a subir escaleras y todo durante este viaje… a medida que ascendemos la humedad es cada vez mayor así como el frío… una combinación brutal. Una vez llegamos arriba hay otro pequeño mirador con vistas a Kamakura y algunas rutas de senderismo (de varios kms). Curiosamente nos cruzamos unos españoles, anda que no hay lugares que tiene que ser en la cima de una montaña de Kamakura… somos así, como cabras montesas, vayáis donde vayáis de viaje subid a una montaña random, fijo encontráis un español.

Bajamos y curiosamente en la tienda de la entrada encontré el libro de Héctor (@kirai) un geek en Japón, me hizo gracia.

Volvemos a ir caminando hasta la siguiente parada, en teoría uno de los 2 templos más importante de Kamakura. Tengo que decir que no me impresionó para nada, pero bueno, sobre gustos… Al salir del recinto había un camino bordeado por cerezos y toriis pero estaba en obras, por lo que únicamente se veían unas maravillosas vallas.

Tiramos por una calle perpendicular dado que por la principal no se veía nada. Terminamos en una calle secundaria, la cual desconocía, que estaba repleta de tiendas de recuerdos y puestecitos de comida. Fue muy gracioso cuando compramos un bollito relleno de nata o helado no lo recuerdo, y caminando por la calle de pronto una sombra se cierne sobre nosotros y sentimos un golpe impresionante por detrás, después, el bollo volando por los aires. Era un halcón, un p*** halcón nos había ‘atacado’ para llevarse la comida. Miramos hacia atrás y vemos en el cielo 4 o 5 que nos sobrevuelan, una pasada. Hicimos compras, grabamos nuestros nombres en palillos, tazas, de todo xD y continuamos hasta coger un pequeño tren (¿o tranvía?) hasta Hase.

Pasamos por delante del templo de Hasedera aunque no entramos por falta de tiempo y continuamos hasta el gran buda de bronce.

De la que se accede al recinto no parece gran cosa, pero en cuanto atraviesas las puertas y vez la pedazo de estatua que se levanta ante ti es… indescriptible. Personalmente cada vez que la miraba le tenía que hacer una foto, era casi como un acto reflejo o un instinto que me provocaba la figura. Además por un lateral se puede acceder al interior de la misma, y tiene un par de ventanitas en la espalda (¿? xD). Por la zona existen algunas cosas más para ver, como las sandalias a escala que utilizaría el buda, un templo, etc.

Al salir tocaba comer, onigiri y melonpan xDD, y de ahí para Yokohama a la zona de Minatomirai 21.

Bajamos por una zona de edificios a la que dando la vuelta ya se veía la Landmark Tower y CosmoWorld. A Landmark no subimos (no se por qué :/ ), pero a CosmoWorld sí que entramos y subimos a la noria. Está bien la verdad, tiene un poco de todo, atracciones, figuras de Pikachu (xD), arcades, etc. Además desde la noria se tienen unas vistas realmente bonitas.

Al salir nos acercamos hasta los red bricks, unos edificios de corte europeo que se han reconvertido en una zona de ocio con tiendas, restaurantes, etc. Es realmente curioso, además, entre ambos edificios hay un jardín enorme con música medio zen medio chillout en el cual realmente merece la pena ‘perder’ un rato. Después queda realmente cerca el Osanbashi Pier, desde donde se pude disfrutar el famoso skyline de Yokohama. Al caer la noche se convierte en un auténtico espectáculo de luces y se pueden hacer fotos muy chulas.

Cerca de aquí queda el barrio chino, pero como ya era bastante tarde y llevábamos todo el día por fuera tocaba volver al hotel para preparar la salida el día siguiente.

2 thoughts on “Santi en Japón | Día 8 #Kamakura y Yokohama

Responder a Santi en Japón | Día 11 #Ginkaku-ji, Tetsugaku no-michi y Osaka - Viajando Con Santi Cancelar respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *