Oporto

Oporto

Hoy quiero hablar de mi visita a Oporto, como ya comenté en la entrada de Braga, fue una parada más dentro de un viaje más largo. Comenzó de una manera un tanto extraña, dejando el coche a las afueras de la ciudad, pensando ‘bah, no debe de ser muy grande’, bendita ignorancia.

Tras caminar sin rumbo durante 15 minutos me decido a preguntar por el centro a un chaval (muy majo, por cierto) cuya respuesta fue ‘buf’ al tiempo que se llevaba una mano a la cabeza. Esto me inspiró mucha confianza, sí. Finalmente me recomendó tomar el metro (sí, Oporto tiene metro, yo me quedé igual de alucinado) de Polo Universitario hasta Trinidade.

Rápidamente localicé el hotel, no sin antes encontrarme por el camino con gente un tanto peculiar (¿?).

DSC_1784

Al no llevar ningún tipo de itinerario simplemente me puse a callejear sin rumbo, teniendo únicamente claro que debía ir bajando en dirección al puerto, pues lo típico que se ve en todas las imágenes sobre Oporto.

Por cierto, resulta que Oporto tiene uno de mis archienemigos, los tranvías.

DSC00869

Comienzo por la Caámara Municipal de Oporto, con una estatua de Garreti (Almeida Garrett), continúo por la iglesia de Carmo (o de las Carmelitas) y me pierdo pos las calles circundantes a la rua de Cedofeita. Al llegar a los jardines del palacio de cristal vuelvo para ver la torre de los Clérigos e ir bajando en dirección al puerto. Tengo que decir que las cuestas son realmente empinadas.

DSC00867

DSC00872

DSC00874

DSC00875

DSC00878

DSC_1800

DSC00893

Paso por la iglesia de San Francisco hasta llegar por fin junto al agua. Voy bordando toda la zona por el precioso paseo lleno de terrazas, casitas y comercios hasta sentarme en un pilar de piedra donde invierto un par de horas en ver la gente pasar, leer, hacer una especie de pseudo plumilla y conversar con distintas personas dando así a curiosas anécdotas (un mimo me llamó Picasso! Jaja, qué grande).

DSC00900

DSC00913

DSC00915

DSC00916

DSC00917

Crucé por el puente de Luis I al otro extremo de la ría, donde me encontré con una curiosa escena, ¡una pareja de recién casados haciendo el reportaje fotográfico! Me quedé un rato mirándolos, pues estaban justo en frente de donde me encontraba sentado.

DSC00945

DSC00950

DSC00943

Continué por el paseo frente a los edificios de Calem y Sport hasta llegar a los teléfericos. No quería ir mucho más lejos por lo que volví a la zona del centro a callejear un poco más en las zonas de moda.

DSC00991

El día decidí cerrarlo con algo sobre lo que había leído de pura casualidad, probando una francesinha, algo típico, al parecer, de Oporto. Es un pan de molde grande, recubierto de queso fundido, relleno de varios tipos de embutidos y carne (jamón, salami, ternera…) con un huevo frito por encima y todo medio sumergido en una salsa ligeramente picante, acompañado de patatas fritas. Y todo por 4, 50 €… decir que estaba muy rico es quedarse años luz de la realidad, eso sí, ¡repite un poco!

DSC01014

Al día siguiente tocaba irse de esta magnífica ciudad no sin antes perder casi una hora buscando el coche, pues fiarse de la memoria es algo muy malo 😉

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *