Santi en Japón | Día 14 #Toji y Kabuki

Santi en Japón | Día 14 #Toji y Kabuki

El decimocuarto día es, probablemente, uno de los más light. Llega un momento en todo viaje en el cual el cuerpo comienza a resentirse tras varios días y hay que bajar un poco el ritmo.

2 (1)

Recordemos que esa noche la pasé en un ryokan, por lo que de buena mañana toca volver al sento para sacarle el máximo partido posible. Tras prepararse y desayunar voy a tomar de nuevo un autobús infernal para ir al mercado que hacen entorno a la pagoda Toji, el 21 de cada mes.

1 (8)

Es algo que recomendaría ver a todo el mundo si le cuadran las fechas, se puede apreciar un día normal en la vida japonesa relativamente entremezclada con pinceladas de turistas. Hay de todo, desde tenderetes con yukatas, kimonos y otro tipo de ropa, hasta comida (tempura, okonomiyaki…) pasando por los más variopintos puestos de artesanía, antigüedades o lacados. Yo por ejemplo me compré una loncha de cerezo lacado por 300 Y. Está permitido regatear 😉 El recinto es bastante grande y al ser un mercado de un único día al mes se llena hasta los topes, es más, por los alrededores la gente saca objetos personales de sus casas para vender, por si cuadra que algún gaijin despistado de camino al mercado ve algo que le gusta.

3 (1)

3 (14)

5 (7)

3 (6)

Tras pasar toda la mañana por la zona me apetecía cambiar un poco la dieta, por lo que en lugar de ramen, arroz, soba, sushi o similares me apeteció probar la cadena japonés de hamburguesería Mos Burger. Pedí una de pollo teriyaki y otra de ternera con nosequé salsa de queso y barbacoa, BRUTAL. Sí que es cierto que en comparación con ‘su comida’ la fastfood es mucho más cara, estamos hablando de que si un bol de soba con cerdo te vale 400 Y, un menú de hamburguesa puede rondar los 800-1000Y.

6 (5)

6 (7)

Según avanzaba la tarde se acercaba un evento que se me ocurrió preparar poco tiempo antes de ir a Japón, asistir al Minami-za a una obra de Kabuki. No porque sea un apasionado ni nada parecido, pero es un tipo de representación sin parangón en todo el planeta y quería vivirlo personalmente. Hablando del edificio en sí, parece mucho más por fuera de lo que luego resulta ser en el interior. Había una arena, y tres niveles de palcos todo en forma de U. En frente a la U, el escenario. Yo me encontraba en el primer nivel de palco (poco por encima de la arena).

6 (12)

Me resultó curioso ver a la gente con bentos y un montón de bebidas, cuando la representación apenas duró dos horas.

6 (23)

Volviendo a la experiencia, hablando de la obra en sí y teniendo en cuenta que mis conocimientos de japonés son nulos, debo decir que me quedé un tanto indiferente, sobretodo en una especie de intermedio cómico que hicieron. Pero la obra era relativamente fácil de seguir visualmente y el tema del maquillaje es excepcional, realmente únicamente por eso ya merece la pena verlo al menos una vez en la vida.

6 (36)

Al salir, y tras la vuelta de rigor por Nishiki Market (como casi cada día xD) tocaba probar otro tipo de cena, ¡yakitori! Básicamente son pinchitos de varias cosas jaja. También probé una especie de guiso con albóndigas y verduras, todo realmente rico.

6 (47)

6 (48)

6 (49)

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *